Dosis de actualidad

Comparte

En vista de que tengo ocupados en otros menesteres esta semana a nuestros blogueros jugones, voy a escribir un poco yo, que esta semana no encuentro otro hueco en el resto de temas.
Podría ponerme nostálgico y hablaros de mis comienzos en esto hablándoos de los salones de máquinas recreativas, o de mi primer ordenador, el spectrum. Podría ponerme entusiasta, y contaros mis últimos 3 años de enganche total al MMORPG (Videojuego de rol multijugador masivo en línea) mas grande creado jamás.
Pero no, voy a dar una dosis de actualidad y vamos a hablar de lo que a mi juicio es el juego con más seguidores del mundo en la actualidad.

unnamed No señores, no es el Call of Duty ni el Battlefield, ni siquiera el World of Warcraft, me estoy refiriendo al Candy Crush Saga, si, esa fiebre por los caramelitos.
El hecho de que hoy en día, todos tengamos un smartphone con capacidad para juegos, ha dado lugar al renacer de pequeños videojuegos que mezclan los puzles con el arcade, y que con grandes dosis de adictividad, apoyada por un lado en el juego en si, y por otro lado por la competencia con otros jugadores gracias a la difusión y expansión a través de las redes sociales, han hecho que grandes y pequeños esten rompiendo caramelitos todo el día.

pcbert

Es este último hecho de las redes sociales comentado (algún colaborador sociolog@ que diga algo al respecto) a mi modo de ver lo que le ha dado entidad a este tipo de juegos, pero lo que si puedo decir, que juegos como Candy Crush Saga, han hecho atraer a mi mente un juego, de simpleza semejante, al que le pude echar horas a finales de los 80 en el primer pc que tocaron mis manos (Amstrad pc 1512), en el que en una disquetera metías el sistema operativo (esos discos flexibles de 5 1/4) y en la otra tu juego. Ese juego me parece recordar que se llamaba Birds, en el que un pajarito iba pisando cubos de una pirámide de la que había que completarlos todos pisados.
Evidentemente y como en estos juegos “saga”, cada pantalla se complicaba aún mas, pero por desgracia, ni todo el mundo tenía ordenador, ni tan siquiera existía internet para difundirlo, con lo que solo algunos privilegiados, pudimos pisar cubitos.
Como podéis ver, no puedo evitar volverme nostálgico, pero tranquilos, que los programadores de este Candy Crush Saga, nos siguen deleitando con nuevos juegos adictivos con los que pasar las horas de transporte público, y con los que seguiremos dando el coñazo a nuestros contactos de Facebook para pedirles vidas, tiempo extra, balas, judías, o lo que sea.
Saludos, a jugar, y opinar…

Comparte
Miguel Angel Gallego

Acerca de Miguel Angel Gallego

Aficionado al Cine, música y comic, jugador esporádico de ordenador, en mi juventud realicé mis pinitos en radio y otros medios, así como colaboraciones en muestras de cine. Te puedo hablar de todo y de nada a la vez, pero intentaré que mis textos te puedan aportar algo, aunque sea poco.

3 thoughts on “Dosis de actualidad

  1. Amigo Miguel Ángel, a mi si que me has puesto nostálgico. A mi edad, todos esos juegos me parecen “modernos”. En mi recuerdo está el que podría ser el primer videojuego: el denominado “tenis”; dos barras móviles y una pelota que se desplazaba rebotando por la pantalla y que debías evitar que superara tu posición. Otros juegos
    de aquella época, que como bien dices han persistido en el tiempo, fueron el “comecos” y el sempiterno “matar marcianitos”.

  2. Efectivamente son las redes sociales y más generalmente internet los que han dado una segunda vida a estos juegos. Si os fijais, no tienen final, es decir que a estos juegos nadie gana. Tan solo se consigue un record (que solo existe para ser batido), pero la victoria siempre está más lejos. Es interesante ver que esto, a un nivel más humilde en cuanto a técnica y dedicación, ocurre al mismo tiempo que el desarrollo del llamado deporte electrónico que reune jugadores a nivel mundial solo para ver quien “juega mejor”.

  3. Efectivamente, gracias a las redes sociales este tipo de juegos tienen la característica de ser conocidos por el efecto “bola de nieve”, y hace que cuanta más gente lo juegue más gente lo pruebe, y así sucesivamente. Aunque personalmente creo que tanto bombardeo acaba por hacer que una parte de las personas no lo juegue por agotamiento del producto. Aun así, visto lo visto, este tanto por ciento debe ser bajo, vamos, yo y otros dos “pringaos”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

7 + 1 =